Venezolanos en Perú protestan en honor a los jóvenes caídos

Margit Pérez.-

Con unos originales zapatos vacíos colocados junto al nombre de cada uno de los más de 100 venezolanos caídos durante las marchas en contra del régimen de Nicolás Maduro, los venezolanos residentes en Lima, demostraron su rechazo a las muertes de los jóvenes y solicitaron libertad para su pueblo.

Frente al Parque Kennedy de Miraflores, se concentraron las decenas de venezolanos que han huido de su país, pero que no dejan de luchar desde donde están por la paz, la libertad y el futuro de Venezuela.

Al simbolismo de los zapatos le siguió una cadeneta humana que abarcó dos cuadras de la capital limeña, donde con consignas como “libertad” “venezolanos libres” y canciones como “Venezuela” y el himno nacional, los venezolanos expresaron su dolor por la muerte de los jóvenes, su impotencia por el momento que están viviendo y sus deseos de que retorne la paz y la democracia a su país-

La ONG Unión Venezolana en Perú, organizó la concentración y una de sus coordinadora, Gianina Alvez, dijo “repudiamos el terrorismo que está ocurriendo en contra de los estudiantes, que solo quieren un país libre, una Venezuela libre y luchar en contra de una Constituyente que no es más que la instauración de una dictadura.  

Por su parte Oscar Pérez, el asilado político más conocido del Perú solicitó la pronta intervención de la comunidad internacional para que cese la represión: “Mas que palmaditas en la espalda, más que esperar un obituario, lo que esperamos son acciones contundentes que permitan un avance más rápido hacia la transición y la democracia, para salir de este holocausto al cual estamos atravesando. Hago un llamado a los gobiernos, a las sociedades civiles organizadas en todo el mundo y a todo el que tenga voz, para que la alce en este momento, porque es el momento”.

Perú ha sido la única nación que les ha abierto las puertas de manera masiva a los venezolanos, otorgándoles un permiso temporal de permanencia que les ha permitido trabajar y huir de la crisis de su país.

Leyenda: Cada par de zapatos vacío significaba la ausencia de cada protestante muerto en Venezuela